La Promesa Incumplida de Recuperación Mejorada de Petróleo ¿Que es de esperar?
Recorded on June 20, 2012 (60 minutes)

Select a Webinar Format:
 On-Demand Webinar
       $0.00 for Registrant

El aumento en los precios de petróleo en las mediados de 1970 llevo a la euforia increíble sobre la promesa de recuperación mejorada de petróleo (EOR).  Pensamos que la tecnología fue a la mano y las condiciones económicas fueron favorables.  Unos 30 años después vemos que la producción por EOR en los EE.UU. es menos de 750,000 B/D, en vez de millones de B/D que esperamos, aunque los precios de petróleo son mucho mas mayores que los que se utilizaron en los pronósticos.   Canadá le ha ido un poco mejor.   Mundialmente, la contribución de EOR es menos de 5% de la producción de 90 millones de B/D.  ¿Que salio mal?  Básicamente dos factores: en primer lugar, algunas tecnologías de recuperación que se consideraban prometedoras no fueron convenientes para aplicación en campo a gran escala por diversas razones, y en segundo lugar, el esfuerzo de investigación se llevo a una caída en picado de manera que la industria ha prácticamente renunciado investigación a largo plazo en preferencia a inversiones en nuevos yacimientos de petróleo.  Por ejemplo, mucho esfuerzo se gasto en desplazamientos miscibles y químicos, recuperación de la lutita petrolífera, y gasificación subterránea de carbón, así como otros procesos, con muy poco rendimiento.  La situación actual es poco alentador: la producción mundial de petróleo esta llegando a un pico, mientras que el consumo sigue aumentando.  ¿Qué debe de hacerse?  Se necesita una mayor participación del gobierno en el esfuerzo de investigación.  ¿Que es de esperar?  Bajo las condiciones actuales, cada vez mas altos precios del petróleo y recesión mundial.

S.M. Farouq Ali es Profesor Honorario de la ingeniería de petróleo y gas en la Universidad de Calgary desde 1995, y también se desempeña como consultor del petróleo.  Tiene B.Sc. (Hon.), M.S., y Ph.D. en ingeniería petrolera.  Se desempeño como profesor en la Pensilvania State University y la Universidad de Alberta por casi 40 años.  Es autor de mas de 500 artículos, ha supervisado mas de 200 tesis de grado, y llevado a cabo mas de 300 estudios de yacimientos.  He recibido numerosos premios, entre ellos dos doctorados honorarios de universidades en Rusia, recibió el Premio de Lester C. Uren de SPE en 1992, Premio de Servicio Distinguido de SPE en 2000, Premio Summit de APEGGA en 2001, el Premio de Pionero de Recuperación Mejorada de SPE en 2002, y Anthony F. Lucas Medalla de Oro en 2008.  En 2009, fue elegido como miembro de la Academia de Ingeniería de los EE.UU.